Centrales sindicales piden suspender acuerdo entre UE y Mercosur para no legitimar gobierno de Brasil

Publicado: La República.

Fernando Gambera, responsable de la Secretaría de Relaciones Internacionales del PIT-CNT y Secretario General de la Coordinadora de Centrales Sindicales del Cono Sur (Ccscs), pidió en la audiencia pública del Consejo Económico y Social Europeo, que se realizó en Bruselas – Bélgica, “aunar esfuerzos, con el Foro Consultivo Económico y Social del Mercosur y las organizaciones sociales de toda la sociedad civil de ambos lados del Atlántico, para que las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur sean suspendidas”. De esta forma no se estará “legitimando al gobierno de Brasil”. Anunció, además, que en caso que prosperen las negociaciones la región se movilizará para que los parlamentos no apoyen el acuerdo.

Gambera sostuvo al inicio de su exposición que el movimiento sindical “tanto de un lado del Atlántico como del otro hemos expresado, de forma reiterada, la importancia que tienen los acuerdos que se puedan lograr entre las regiones para asegurar la inclusión, el desarrollo productivo y el desarrollo social. Lamentablemente, luego de tanto tiempo transcurrido, no hemos podido avanzar casi nada en estos objetivos, a pesar de nuestros reiterados pedidos. Cuando ya han transcurrido dos años de un demorado encuentro mantenido con algunos negociadores volvemos a reiterar nuestro rechazo a este acuerdo” birregional entre el Mercado Común del Sur (Mercosur) y la Unión Europea (UE).

Agregó el dirigente que “a pesar de que el Mercosur no se toma el trabajo tan importante y necesario de tener algún estudio de impacto, los trabajadores y los luchadores sociales tenemos un aprendizaje empírico para medir ese impacto. Por esta razón estamos convencidos de que en las condiciones y circunstancias actuales, teniendo en cuenta además como se ha venido desarrollando la negociación del acuerdo, que difícilmente sea beneficioso para la industria nacional, la soberanía de nuestros países, muchos menos para el trabajo decente y el desarrollo inclusivo”.

A continuación Gambera dio a conocer en la audiencia pública del Consejo Económico y Social Europeo, realizada Bruselas el martes 10 del corriente, algunas de las “preocupaciones importantes pasan por la falta de participación de los representantes de los trabajadores en las negociaciones del acuerdo birregional. A lo sumo, cada tanto se nos hace llegar algún tipo de información de parte de las cancillerías. Al día de hoy se siguen manteniendo reglas demasiado, excesivamente, flexibles para la determinación de origen; esto para el Mercosur es estratégico, es muy importante. Se sigue manteniendo una liberalización de servicios estratégicos en el Mercosur, en particular de los servicios públicos, algo muy sensible para la región. Sigue manteniéndose un trato nacional para las compras públicas; esto para las pequeñas y medianas empresas de nuestra región es también muy sensible, ya que son las que dan más trabajo.

Seguimos sin identificar, incluso, en ninguno de los tramos del acuerdo algún instrumento de promoción productiva. No se atiende ni hemos tenido respuesta sobre el planteo de la Confederación Europea de Sindicatos y la Ccscs de crear un Comité mixto de seguimiento del acuerdo. Algo que llevaría a revertir la falta de participación que tenemos en las negociaciones”.

Falta de garantías laborales

Subrayó el Secretario General de la Ccscs que “si bien existe un capítulo (dentro del acuerdo) que se suele poner como un avance en la relación socio – laboral, lo cierto es que no visualizamos ningún mecanismo que garantice los derechos laborales ni un organismo de negociación si los mismos son violados. Por lo que no hay nada pensado para la defensa de los derechos laborales. A esto debemos agregarle la gran interrogante, que es: como evitar los grandes dumping sociales, los que ya vivimos en los bloques, en especial en el bloque del Mercosur”.
A modo de ejemplo Gambera recordó que el titular del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) de Uruguay “manifestó hace un tiempo atrás su discrepancia con la reforma laboral en Brasil y esto bastó para que la exportación de lácteos uruguayos hacia el país vecino se vieran detenidos en la frontera. En este marco es que nos preguntamos cómo vamos a evitar el dumping social si no tenemos forma de evitar que existan Estados en el bloque, como es el caso de Paraguay. País acusado ante la OIT de permitir el trabajo esclavo y aún no ha respondido esa queja. Lo cierto es que el Mercosur ni siquiera se plantea estudiar impactos de este tipo”.

Brasil: Estado de derecho en tela de juicio

El responsable de la Secretaría de Relaciones Internacionales del PIT-CNT denunció que el acuerdo se ha llevado adelante bajo “un gran secretismo en la región. También ha generado una gran preocupación en los trabajadores y luchadores sociales de un lado y del otro del Atlántico es la asimetría que hay dentro de los dos bloques y entre uno y otro. Cuando se habla de asimetrías todos pensamos en las comerciales y económicas – financieras. Pero ahora, dadas las circunstancias y las situaciones que se viven en nuestro continente, en especial en Brasil, la peor asimetría es que el Estado de derecho en Brasil está algo más que en tela de juicio. Para nosotros en Brasil se está viviendo un Estado de excepción. Dicho de otra manera, se acaba de producir un golpe de Estado y se acaba de producir un nuevo paso, el de que algunos jueces no le permitan a los brasileños decidir si alguien puede o no ser candidato a presidente. Esto es una asimetría insalvable entre y bloque y otro”.

Gambera se permitió sugerir y plantear ante la audiencia pública del Consejo Económico y Social Europeo “aunar esfuerzos con el Foro Consultivo Económico y Social del Mercosur, las organizaciones sociales de toda la sociedad civil de ambos lados del Atlántico, para que las negociaciones entre la Unión Europea y el Mercosur sean suspendidas. Hoy el gobierno de Brasil no tiene más del 5% de aprobación popular y que está encabezado por alguien con graves denuncias de corrupción. Estamos ante un país que ha invertido la carga de la prueba, algo muy diferente a los Estados realmente democráticos, ya se tiene que demostrar que se es inocente. En un país de derecho se asume que alguien es inocente hasta que se demuestre que es culpable”.

El dirigente fue categórico al plantear que “no se puede legitimar, a través de la continuidad de las negociaciones entre los dos bloques, al gobierno de Brasil. País que tiene y es parte importante en el Mercosur”.
Ratificó, además, el compromiso de las organizaciones sociales, en especial de las centrales sindicales del Mercosur, de llevar adelante importantes movilizaciones para evitar que los parlamentos apoyen el acuerdo birregional.

————–
Nota: Este articulo fue publicado en el Diario La República el 15 de abril de 2018.