¿De dónde viene, dónde está y adónde va NoGracias?

Por: Juan Gérvas y Mercedes Pérez-Fernández.

Este texto se ha elaborado a partir de la asistencia a las V Jornadas de NoGracias, celebradas en Oviedo (España), los días 23 y 24 de noviembre de 2017 con el lema de “Divergencias críticas en biomedicina: ciencia, política y sociedad”. El día 24 se presentó una primera versión oral al plenario. El texto expresa el punto de vista de los firmantes, no los de NoGracias, por más que hayamos intentado ser fieles relatores de lo sucedido en los dos días de reunión. 

Introducción

Cuando todo depende del mercado, precisamos de organizaciones de la sociedad civil que apoyen a políticos y empresarios honrados y que exijan en todo caso controles que garanticen que el valor social estará por delante de los beneficios.

En sanidad, además, los valores pueden ser los más preciados, vida y dinero, como demuestran la mortalidad y el despilfarro causados por medicamentos autorizados imprudentemente, tipo Avandia, Vioxx y Tamiflú. Necesitamos de NoGracias y de organizaciones similares de la sociedad civil que ayuden a poner el valor de la salud, de lo público y de la vida por delante del beneficio de los accionistas de las industrias sanitarias. Si no existiese NoGracias habría que inventarla.

¿De dónde viene NoGracias?

NoGracias es una organización civil independiente que se sostiene de las cuotas voluntarias de inscripción y no acepta patrocinios ni industriales ni gubernamentales. Promueve la transparencia, la integridad y la equidad en las políticas de salud, la asistencia sanitaria y la investigación biomédica.

NoGracias nació en 2008 con apoyo de la Federación de Asociaciones enDefensa de la Sanidad Pública especialmente de la Plataforma por la defensa de la Salud y la Sanidad Pública de Asturias. Su inspiración vino de un movimiento creciente de profesionales sanitarios preocupados por los excesos de una medicina sin límites y por la influencia de las industrias, tanto en España como en otros países (NoFreeLunch, NoGracie, AllTrials, HealthySkepticims y otras).

NoGracias nació sin arrogancia para estimular la simple cortesía de negarse a aceptar regalos de las industrias. Es el “no gracias” ante la invitación pagada a un congreso, la propuesta de desarrollar un curso/ponencia, o el vulgar regalo de un bolígrafo/calendario, entre otros casos. En lo general, es la promoción de un movimiento de formación continuada “libre de humos”; es decir, sin patrocinios industriales que ofusquen la vista (y el entendimiento).

NoGracias nació en la oposición y en la irrelevancia pues apenas se oían críticas a la constante presencia apabullante de las industrias en la formación continuada de postgrado, e incluso en la formación de estudiantes y residentes. Toda esa actividad de propaganda se consideraba “lo normal” y generalmente como “necesaria”.

Carlos Ponte fue elegido presidente de una Junta y colectivo básicamente médico, varonil y añoso.

Desde el principio los valores clave fueron: conocimiento, cortesía, determinación, dignidad profesional, dignidad social, independencia y piedad.

¿Dónde está NoGracias?

Se eligió presidente de la Junta de NoGracias a Abel Novoa en 2013. Para entonces NoGracias había crecido en todos los sentidos y empezaba a ser una organización con peso propio caracterizada por su persistente mesura, mantenida en fondo y forma, con lo mejor de la ciencia y de la ética.

De la promoción de la simple cortesía del “no gracias” para declinar los regalos de las industrias, NoGracias se ha transformado en una organización que practica y promueve la valoración crítica del conocimiento médico y científico. Es especialmente activa en torno a cuestiones sobre publicaciones científicas y sus sesgos y problemas, la Medicina Basada en Pruebas (en la “Evidencia”) y la transparencia en investigación. En su campo de interés caen todas las industrias y organizaciones; por ejemplo, industrias farmacéuticas, alimentarias y tecnológicas, empresas de organización de servicios, asociaciones de pacientes y sociedades científicas.

NoGracias ha ido más allá de la clínica y de la ciencia en sanidad incluyendo aspectos fundamentales de ética y de filosofía así como cuestiones generales centrales en la sociedad, sobre el neoliberalismo y su impacto en salud, la des-regulación del mercado con pérdidas de garantías y la manipulación de la post-verdad que permite la impunidad y la falta de responsabilidad y del rendimiento de cuentas.

Es de destacar que NoGracias se “cuece” en un ambiente que está en ebullición en España y que incluye múltiples campañas, personas, publicaciones y organizaciones civiles que multiplican y estimulan el trabajo de todas, trabajando en red muchas veces sin pretenderlo [vea la Nota, al final].

Los valores básicos iniciales se han reforzado con los de compromiso, empatía, integridad, sensibilidad y tolerancia.

¿A dónde va NoGracias?

En noviembre de 2017 se re-eligió a Abel Novoa como presidente con una Junta renovada, rejuvenecida, feminizada y multiprofesional. El colectivo fundador se integró en una Comisión Asesora para seguir prestando apoyo constante en un segundo plano.

NoGracias desarrollará líneas nuevas sobre las ya existentes cubriendo campos insuficientemente explorados como atención a la variabilidad funcional, comunicación en salud, cuidados, decrecimiento, derechos humanos, determinantes sociales, ecología y medio ambiente, embarazo-parto-lactancia, feminismo, investigación cualitativa, medicina narrativa, medicinas alternativas, municipalismo, salud mental, salud de migrantes, salud internacional, sexualidad, situaciones de privación de libertad, etc.

Se trata de reivindicar lo común, lo colectivo, lo público y todo aquello que hace que valga la pena vivir a todas las personas, con independencia de sus características (sexo, género, identidad sexual, raza, edad, clase social, nivel educativo, variabilidad física y mental, lugar de residencia, situación legal, etc). Para ello hay que exigir a los políticos responsabilidades por acción y por omisión, y al tiempo hay que participar activamente para que se pongan las cuestiones sanitarias básicas decentes en las agendas de los políticos y de sus partidos.

El objetivo es pasar de la preocupación por las industrias sanitarias y sus métodos para obtener beneficios injustificados a pensar en la sociedad y sobre todo en los derechos humanos. Es pasar de la pura crítica y del fatalismo a imaginar el futuro con propuestas atrevidas y concretas. Es mezclar una pedagogía que se basa en ejemplos de errores y daños con otra en que lo clave sea el destacar ejemplos de aciertos y éxitos.

En síntesis: decir “nogracias” fue el punto de partida que dio impulso a una organización cuya meta es desarrollar estrategias y alianzas para imaginar un futuro en que sea posible vivir y morir dignamente.

A los valores básicos previos se suman los de compasión, cooperación, equidad, humildad, prudencia, solidaridad y vida que merezca la pena ser vivida.

————–
Nota: Este articulo fue publicado en la Portal NoGracias el 30 de noviembre de 2017.