Pacto mundial debe terminar con la detención de niños migrantes

Por: Tharanga Yakupitiyage.

NACIONES UNIDAS, 12 jul 2018 (IPS) – Los gobernantes del mundo deben comprometerse a poner fin a la detención de niñas y niños migrantes, reclaman organizaciones de derechos humanos.

Altos funcionarios de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recordaron en la reunión del día 9 que los niños nunca deben quedar detenidos por el estatus migratorio de sus padres, pues constituye una clara violación de sus derechos y puede causar daños irreparables que equivaldrían a torturas.

Los jefes de Estado y de gobierno debatieron el Pacto Mundial sobre Migración, un acuerdo intergubernamental para gestionar las migraciones transfronterizas, que está en las últimas etapas de discusión.

En el marco de las noticias e historias sobre los menores de edad confinados en centros de detención de Estados Unidos, Amnistía Internacional, con sede en Londres, instó a los participantes de las últimas negociaciones a poner fin a la detención de menores.

“Las terribles escenas de Estados Unidos ilustraron la desesperada necesidad de un compromiso internacional para poner fin a la detención de menores; las negociaciones no podrían ocurrir en un momento más crucial que este”, comentó Perseo Quiroz, de Amnistía Estados Unidos.

“Muchos gobernantes han expresado su indignación con el espantoso trato dado por el gobierno de (Donald) Trump a los menores cuyos padres llegaron a Estados Unidos de manera irregular”, recordó.

“Es hora de canalizar ese espanto en acciones concretas”, añadió.

Debido a la política de separación de familias del gobierno de Trump, más de 2.000 niñas y niños quedaron separados de sus padres y están detenidos desde mayo, cuando cruzar la frontera sur de Estados Unidos.

Las estimaciones oficiales señalan que unos 10.000 niños están detenidos en malas condiciones en centros de detención estadounidense.

La última reunión fue “una oportunidad real para los países de mostrar la seriedad con que buscan poner fin de una vez por todas a la detención de menores inmigrantes impulsando medidas de protección lo más contundentes posible para todos los niños, acompañados o no”, subrayó Quiroz.

El borrador actual del pacto mundial menciona ese asunto, e incluye un artículo para “trabajar para poner fin a la práctica de detener menores en el contexto de migraciones internacionales” y “usar la detención solo como último recurso”, apuntó.

Pero Amnistía considera que la redacción no es lo suficientemente fuerte porque no hay circunstancias en las que se justifique la detención infantil.

Trump emitió un decreto para revertir la política de separación de familias, pero la reemplazó por una que encarcela a toda la familia.

Eso quiere decir que niñas y niños pueden quedar detenidos, junto con sus padres, por un tiempo indefinido y prolongado.

“No es momento de mirar para otro lado”, opinaron Brian Root y Rachel Schmidt, de Human Rights Watch (HRW), con sede en Nueva York.

“Las políticas de detención y separación de familias son síntomas de un problema mundial mucho mayor: cómo los países receptores tratan a los migrantes, quienes a menudo huyen de situaciones violentas y/o inestables”, opinaron

Oxfam reveló en junio que la guardia fronteriza de Francia es responsable de abusos físicos, de detener de jóvenes de hasta 12 años, los que devuelve a Italia, contraviniendo leyes francesas y hasta de la Unión Europea.

Más de 4.000 niñas y niños inmigrantes pasaron por la fronteriza ciudad italiana de Ventimiglia entre julio de 2017 y abril de 2018. La mayoría huyendo de persecuciones y conflictos en países como Sudán, Eritrea y Siria, y a menudo tratando de reunirse con familiares o amigos en otros países europeos.

Muchos niños denunciaron pasar la noche detenidos en celdas francesas sin alimentos, agua o mantas y sin acceso a un guardián oficial.

En Australia, más de 200 niños están en centros de detención para solicitantes de asilo en Nauru, donde suelen pasar meses, si no años.

“El Pacto Mundial sobre Migración ofrece esperanza, pero no funcionará si muchos países siguen viendo el asunto en términos de control fronterizo”, alertó HRW.

“Además, el pacto tendrá poco efecto sobre un presidente estadounidense que parece menospreciar la idea de cooperación internacional”, observó.

El año pasado, Estados Unidos se retiró del pacto mundial pocos días antes de la conferencia sobre migraciones de México, arguyendo que el documento socavaba la soberanía del país.

El pacto no es vinculante, pero Amnistía señala que crea una base para futuras discusiones sobre migraciones.

“Los últimos acontecimientos arrojaron luz sobre realidades brutales detrás de la detención de niños porque sus padres están en movimiento, esperamos que eso obligue a otros países a tomar medidas concretas para proteger a los niños de los tratos crueles”, añadió Quiroz.

Los jefes de Estado y de gobierno de los 193 estados miembro de la ONU debatieron el 9 de este mes el texto final del Pacto Mundial sobre Migración.

———————-

Anexo:

Europa debe frenar negocios criminales detrás de migraciones

Por Maged Srour

ROMA,  jul 2018 (IPS) – Hablar de las migraciones como de una situación de emergencia es un craso error y abre la puerta a la proliferación de actividades ilegales e injustas, alertan especialistas en migraciones.

Laura Verduci, trabajadora humanitaria con más de 20 años de experiencia en Europa y África, dijo a IPS que ha visto cómo se desaprovechan o desvían fondos para hacer frente al problema migratorio.

“Una vez que se considera una emergencia implica la asignación de recursos económicos adicionales”, explicó Verduci, de Médicos sin Fronteras (MSF) en Sierra Leona.

“Me di cuenta cuando estuve en Sicilia que se subcontrata a empresas privadas que convierten todo el proceso en actividades ilegales e injustas”, abundó.

Según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), 42.000 inmigrantes habían llegado a Europa hasta el 30 de junio de este año.

Quizá sea pronto para comparar esos datos con los 172.000 inmigrantes llegados el año pasado, pero si el flujo de años anteriores sirve de referencia, parecen llegar menos desde el pico de poco más de un millón de personas, registrado en 2015, a una tercera parte al año siguiente.

En comparación con los 750.000 millones de habitantes de Europa, es más un gota en el océano que una situación de emergencia.

El número menor no explica las demoras que tienen que soportar los recién llegados.

En Italia, la mayoría de los migrantes todavía tratan de obtener asilo político o, en algunos casos, figurar en una lista oficial de solicitantes de asilo.

Un mediador cultural que trabaja en un centro para refugiados en el norte de Italia que prefirió permanecer en el anonimato, dijo a IPS que en algunos casos, se demoran a propósito los procedimientos burocráticos para obtener asilo en este país para alargar la estancia de los inmigrantes en esos centros, nada más que por la asignación de fondos.

Verduci fue testigo de primera mano del desperdicio de fondos. “Recuerdo que cuando trabajaba en Trapani, tuvimos que esperar para recibir pantuflas que se compraban a un proveedor de Messina, que está en la otra punta de Sicilia”, recordó.

“Podíamos comprar en cualquier lugar cerca de Trapani, pero la compra había sido asignada a ese vendedor específicamente”, apuntó

El año pasado, un tribunal italiano condenó a 41 personas, entre ellas varios dirigentes políticos de derecha y de izquierda, por robar dinero de contratos públicos. El sistema de tipo mafioso recurrió a la intimidación para conseguir los contratos en Roma.

Los estafadores controlaban varios servicios municipales, como la gestión y la recolección de residuos, el mantenimiento de espacios públicos y los centros de refugiados.

La investigación reveló que la mayoría de los recursos económicos nunca se gastaron para lo que fueron previstos, como mejorar las condiciones de vida en los centros de refugiados, sino que fueron desviados.

“Veo un vínculo claro entre criminalidad y algunos partidos políticos en Italia”, observó Verduci.

El actual ministro del Interior, Matteo Salvini, habría financiado su campaña gracias a Giuseppe Scopelliti, un dirigente político que, según la policía, tiene vínculos estrechos con la Ndrangheta, una organización criminal que controla el comercio ilegal de cocaína en Europa.

Se dice que Scopelliti y otras figuras italianas controvertidas participaban de las concentraciones políticas de Salvini.

“A esas organizaciones criminales les interesa prolongar la incertidumbre económica y política de los migrantes, quienes, de seguir desempleados y aislados de la sociedad, podrían dedicarse a actividades ilegales”, opinó Verduci.

Y la trabajadora humanitaria de MSF no solo se refirió a los vínculos entre organizaciones criminales y dirigentes italianos, sino también al aspecto más transnacional del tráfico y la trata de personas, que ocurre entre Libia e Italia.

También aparecieron denuncias en la prensa contra el anterior gobierno italiano por forjar, supuestamente, un acuerdo con milicias libias dedicadas al tráfico de personas para frenar el flujo migratorio hacia las costas italianas, lo que fue negado por las autoridades.

Al parecer, tras el supuesto acuerdo, la llegada de inmigrantes a Europa disminuyó de forma significativa.

Analistas como Den Boer, de la Universidad de Kent, y Valerie Hudson, de la Universidad de Texas A&M, creen que sería un error considerar solo los beneficios que tienen las migraciones, que también tienen consecuencias algunas negativas si no se maneja con políticas adecuadas.

También existe el riesgo de que los migrantes queden atrapados en un limbo de deficiencias en las sociedades europeas, si los países no ofrecen políticas de integración adecuadas.

Si los inmigrantes se ven obligados a vivir en la pobreza, sin posibilidades de ganarse la vida o recibir educación, podrían ser explotados por organizaciones criminales.

————–

Nota: Este articulo fue publicado en el Diario Other News el 12 de julio de 2018.