Sindicatos de Brasil rechazan presión de Temer a Uruguay

Por: Redacción – Diario República.

La aprobación de una polémica reforma laboral en Brasil por parte del Parlamento del país norteño, viene generando protestas a nivel no sólo de los trabajadores de nuestro gigante vecino, sino de los gobiernos y sindicatos de varias naciones de las Américas, que consideran un retroceso y un atropello esta medida que fue formuladas y es apoyada por el presidente Michel Temer.

En ese contexto de disconformidad casi unánime con la nueva norma, en las últimas horas surgió el de la Confederación Sindical de trabajadores y trabajadoras de las Américas (CSA), los que se manifestaron su “rechazo a la presión que pretende ejercer el gobierno ilegítimo brasileño ante las preocupaciones del gobierno de Uruguay por el impacto de la reforma laboral aprobada recientemente en Brasil”.

Recordemos que el lunes 14 de agosto, el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, informó que la Cancillería había enviado una nota formal al gobierno de Brasil, que ejerce la presidencia protémpore de Mercosur, para que se convoque a los órganos socio laborales de ese mecanismo de integración a fin de analizar los impactos para los trabajadores y el sector empresarial de la reciente reforma laboral brasileña.

Ante esto, la cancillería brasileña ha respondido llamando a consultas al embajador de Uruguay en Brasil para que dé explicaciones sobre dicha solicitud, alegando que la reforma laboral aprobada es una política soberana y que esa iniciativa busca modernizar la legislación laboral y reducir el desempleo.

Para la CSA “son totalmente válidas las preocupaciones del gobierno uruguayo, pues es un hecho ya comprobado el impacto negativo de las reformas aprobadas para los trabajadores, ya que flexibilizará aún más las normas laborales, ampliará la tercerización y abaratará el ‘costo laboral’ brasileño, lo que repercutirá negativamente en toda la región”.

Hiere de muerte al Mercosur

Agregan que “desde la perspectiva de la dinámica de integración regional es imposible que una medida tan negativa desde el punto de vista social y laboral no impacte sobre el resto de las economías, siendo que Brasil tiene un inmenso mercado, la mayor cantidad de mano de obra y actúa como un motor económico, junto con Argentina, para toda la región. Las medidas en Brasil hieren de muerte el contenido social del Mercosur al atacar uno de sus pilares, como son los derechos contenidos en su Declaración Socio Laboral”.

Concluye la CSA demandando que el movimiento sindical del Mercosur, como integrante de sus órganos sociolaborales,”sea llamado por los gobiernos para presentar sus argumentos respecto del impacto que tendrá para todos los trabajadores de la región las reformas laborales aprobadas en Brasil”.

Pérdida de derechos

“El gobierno del Frente Amplio no va a transitar el camino seguido por Brasil”, afirmó el titular de la cartera de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, en referencia a la reforma laboral de inminente aplicación en ese país.

El secretario de Estado enfatizó que esta administración “apuesta al crecimiento económico, como el registrado en los últimos 13 años, pero no a costa de reducir derechos sociales y a los trabajadores”.

“No seguiremos el camino de Brasil y, si en Uruguay hay gente que quiere seguirlo, nos va a encontrar del otro lado”, sostuvo el jerarca.

“Es preocupante que haya gente que quiera seguir ese camino”, recalcó, tras precisar que los derechos laborales son parte de “las mejores tradiciones uruguayas y parte de su historia de los últimos 100 años”.

“Lo planteado en Brasil, que probablemente entre en vigencia este año, es una pérdida de derechos muy importantes para los trabajadores de este país”, apuntó. Acotó que ese “es un tema de los brasileños, pero puede tener repercusiones importantes en las empresas uruguayas y afectar a los empresarios y trabajadores locales”.

El ministro agregó que, “si pasa a valer más un contrato individual (como establece un artículo de la reforma brasileña), eso produciría que un trabajador no esté en igualdad de condiciones de negociar frente a un poderoso empresario”.

Economía cuestionó  reforma

El ministro de Economía, Danilo Astori, en dialogo con TNU este miércoles, manifestó preocupación por la reforma laboral aprobada en Brasil, no solo por la pérdida de derechos que implica para los trabajadores de ese país, sino porque “puede llevar a una competencia desleal con Uruguay desde el punto de vista de la integración”.

El concepto había sido explicado por el ministro de Relaciones Exteriores el pasado lunes: “es una manera de competir en base a la caída de derechos laborales, cosa que siempre hemos tratado de evitar”.
“El salario de los trabajadores no puede ser la variable de ajuste para la competencia en los mercados”, subrayó.

“No disminuir derechos de los trabajadores”

En el medio de opiniones a favor de la reforma laboral brasileña, como la del senador del Partido Nacional Luis Lacalle Pou, la secretaria general del PS y senadora del FA, Mónica Xavier escribió en su cuenta de Twitter (@EsMonicaFA) que “modernizar la legislación laboral y aumentar el empleo en tiempos de avances tecnológicos NO puede suponer disminuir derechos de trabajadores”.
En otro tweet recordó que “Uruguay conquistó derechos laborales y no va a renunciar a ellos #DécadaGanada #NeoliberalismoNuncaMás”.

Cosse: “Un pésimo ejemplo”

La ministra de Industria, Energía y Minería, Carolina Cosse, señaló que esa reforma laboral de Brasil es un pésimo ejemplo. “Uruguay ha llevado adelante una política democrática inclusiva y el elemento de distribución de la riqueza más importante es el salario, el cual ha aumentado de manera sistemática”, destacó.

————–

Nota: este articulo fue publicado por el Diario República de Uruguay el 17 de agosto de 2017.