Ve la vaca, llora y ni Macri lo consuela

Aranguren, como Dujovne, o como Luis Caputo, en los tres casos en la primera línea de funcionarios que deben exhibir las bondades de invertir en Argentina, no creen que con sus decisiones patrimoniales están dando una pésima señal. La “decisión personal” de Aranguren es la ratificación de que no era “el cepo” lo que ahuyentaba las inversiones, así como la continuidad y aceleración de la fuga de divisas demuestra que su levantamiento no hizo más que facilitarle esa salida a los dueños del dinero. Todos ellos se beneficiaron de la megadevaluación de fines de 2015, y podrían estar esperando otra antes de tomar la decisión de repatriarlo.

Tampoco les preocupa el juicio ético a su actitud. Ante la insistencia del periodista, que le preguntó “¿pero por qué mantiene la plata afuera? Yo también tengo excedentes, no mucho, pero lo tengo en el país. ¿Yo confío en Macri más que usted?”, Aranguren respondió, ya algo molesto: “Si usted quiere verlo así, que tiene más confianza en la Argentina que yo, lo dejo con esa virtud. Yo, lo que quiero es trabajar para que todos en Argentina recuperemos esa confianza”. Hasta entonces, seguirá la fuga.

————–
Nota: Este articulo fue publicado en el Diario página 12 el 30 de marzo de 2018.